CUIDA TU SALUD

Ponemos a su disposición información de interés que le ayudará a saber más acerca de enfermedades y acciones relacionadas a cuidar su salud y la de su familia.

¿Qué son los parásitos intestinales y qué nos causan?

¿Qué son los parásitos intestinales y qué nos causan?

Los parásitos intestinales, coloquialmente conocidos como “lombrices”, son organismos que pueden habitar de manera anormal en el sistema digestivo y causar diversas enfermedades en el ser humano, llamadas parasitosis.

Según la Organización Mundial de la Salud, más de la quinta parte de la población mundial está infectada por uno o varios parásitos intestinales. En México, se presentan de manera constante, no solo en zonas rurales, sino también en las grandes ciudades. Afectan a personas de todas las edades, con mayor frecuencia a los niños, debido al alto número de reinfecciones por las deficientes medidas de higiene y el mal apego al tratamiento médico.

A pesar de los avances actuales en la medicina y de que la mayoría de estas enfermedades son curables, prevenibles y controlables, saún son una amenaza para la salud.

En algunos casos pueden incluso ser asintomáticas, según el número de parásitos presentes en el organismo, así como de la gravedad de la infección, aunque de manera general se presentan uno o más síntomas por parásitos intestinales, por ejemplo:

Parásitos intestinales
  • Falta de apetito
  • Diarrea (en algunos casos, con moco o sangre)
  • Dolor abdominal
  • Inflamación intestinal
  • Náuseas y vómito
  • Agotamiento físico

Cuando se vuelven infecciones crónicas, sobre todo en los niños, pueden causar deficiencia de aprendizaje o trastornos en el crecimiento y desarrollo. Los parásitos intestinales, al ser organismos vivos, llegan a reproducirse y acumularse en gran cantidad, lo que ocasiona una obstrucción intestinal, bloquean el paso de comida y líquido, incluso pueden llevar a que el enfermo sea operado.

Hay parásitos que pueden salir del intestino y viajar por la sangre a otros órganos como al hígado, cerebro o pulmones, donde pueden causar daño en el órgano infectado, con riesgo elevado de muerte. Por ello, el diagnóstico oportuno y el tratamiento correcto son fundamentales para su atención.

Los elevados casos de infección por parásitos intestinales están relacionados con diversos elementos tanto personales como del medioambiente. La principal forma de contagio es la contaminación fecal y la vía ano-mano-boca, es decir, malos hábitos de higiene personal (ausencia de lavado de manos antes y después de ir al baño), inadecuada desinfección de agua y alimentos, (sobre todo los preparados en la vía pública), falta de agua potable y sistemas de drenaje, desnutrición y carencia de atención médica.

Para prevenir la presencia de parásitos intestinales, sigue estas medidas básicas.

  • Lavado de manos con agua y jabón, antes de comer y después de ir al baño
  • Cortarse y mantener las uñas limpias; ahí se acumulan microbios
  • Desinfección de los alimentos, en especial, frutas y verduras
  • Ingerir agua potable o hervida
  • Desparasitar los animales domésticos
  • Evitar ingerir comidas preparadas en la vía pública
  • Acudir al médico para tratamiento cada 6 meses o ante la presencia de síntomas
Amebiasis intestinal

La automedicación y los remedios caseros no son recomendables. Evita preguntar qué medicamento tomar para desparasitarse. Ante la duda, acude a consulta médica en Fundación Best.

Compartir esta nota:  

CUIDA TU SALUD