CUIDA TU SALUD

Ponemos a su disposición información de interés que le ayudará a saber más acerca de enfermedades y acciones relacionadas a cuidar su salud y la de su familia.

¿Cómo afecta la pandemia a las personas con trastorno obsesivo compulsivo (TOC)?

¿Cómo afecta la pandemia a las personas con trastorno obsesivo compulsivo (TOC)?

La emergencia sanitaria por la covid-19 impactó a gran parte de la población mundial de distintas formas y desencadenó estados de miedo, ansiedad, estrés y depresión ante la posibilidad de contagio. La situación obligó a extremar medidas de higiene a todos y no solo en las personas con trastorno obsesivo compulsivo, entre ellas:

Lavado constante de manos
  • Lavado constante de manos
  • Uso de gel antibacterial y de cubrebocas
  • Desinfección de superficies
  • Aplicación de desinfectantes
  • Guardar la sana distancia

Estas medidas de prevención son nuestra nueva normalidad; sin embargo, dieron pauta a darnos cuenta de que podrían volverse ideas un tanto obsesivas, es decir, tener pensamientos repetitivos, miedos, ansiedad, etc. Pero ¿cómo afecta la pandemia a las personas con TOC?

En primera instancia, es importante tener presente que el trastorno obsesivo compulsivo se caracteriza por mantener pensamientos espontáneos, recurrentes y miedos que no son deseados (obsesiones). A su vez generan comportamientos o acciones repetitivas (rituales), con la finalidad de disminuir la ansiedad. Dependiendo del grado, se ven afectadas las actividades de la vida cotidiana de las personas que lo padecen en sus distintas esferas, como ejemplo, relaciones interpersonales, de trabajo, actividades académicas, en el hogar, etc.

De acuerdo con la OMS, el trastorno obsesivo compulsivo está entre los padecimientos psicológicos con mayor severidad. Por su parte, la Secretaría de Salud reporta que, en México, entre el 1.5 y 5 % de la población lo padece. De acuerdo con una revista de Ucrania, se reporta un aumento de casos de TOC en la pandemia en un 30 %.

Ahora bien, al profundizar más en la vida con TOC en la pandemia, se ha observado que los síntomas se incrementaron. Una revista española refiere que el 31 % de quienes ya tenían el diagnóstico, empeoraron.

Las personas con trastorno obsesivo compulsivo, por lo regular, viven con vergüenza, inseguridad, depresión, estrés, etc. Las obsesiones más comunes dentro de este contexto son:

  • Miedo irracional ante pensamientos obsesivos de contaminarse con gérmenes, lo que podría llevar a la compulsión de lavarse las manos de manera excesiva, incluso hasta llegar a dañarlas, irritarlas, agrietarlas, etc.
  • No querer tocar superficies y objetos que otros hayan tocado, por ejemplo, manijas de las puertas, que suelen obsesionarse con la limpieza y los microrganismos
  • Evitar contacto físico y mantenerse en aislamiento
  • Llevar a cabo rutinas estrictas en donde se evaden ciertos lugares y horarios, como clínicas, hospitales y espacios concurridos
  • Temor a sucesos desafortunados en sus seres queridos y pensar que ellos serán los culpables, lo que puede llevar a la compulsión de realizar algún tipo de ritual que, incluso, no podría estar relacionado con el pensamiento, tales como encender y apagar las luces cierto número de ocasiones, o decir en voz baja alguna palabra o frase para disminuir en ese momento la ansiedad que presentan ante los pensamientos desagradables
  • Uso desmedido de utensilios o productos para desinfectar los espacios en donde se encuentren

Otros síntomas relacionados con el TOC son:

  • Comprobación de actividades, por ejemplo, abrir y cerrar las puertas de manera repetida para asegurarse de que están bien cerradas
  • Mantener orden excesivo con algunas cosas, como acomodar de formas específicas los objetos
  • No pisar las rayas o ciertos colores del piso
  • Recuento, por lo que se siguen ciertos patrones
  • Inflexibilidad de cambio de rutinas
Lavado constante de manos

Si tienes diagnóstico de trastorno obsesivo compulsivo, o sospechas padecerlo, es importante considerar lo siguiente:

  • Observa si los síntomas aumentan
  • Acércate a especialistas en salud mental; te orientarán, brindarán estrategias y técnicas específicas para disminuir las manifestaciones
  • Realiza ejercicio físico, de respiración y relajación
  • No te sobresatures de información que genere altos picos de estrés y ansiedad
  • Mantén contacto con personas de confianza (familiares, amigos, pareja, etc.)
  • Según la intensidad, el tratamiento farmacológico, es uno de los recursos que se podrían implementar para el mejoramiento y la estabilidad

¡No estás solo! En Centro Simi de Salud Emocional podemos apoyarte en este proceso de readaptación, entendimiento y escucha, ante lo que te ocurre y saber cómo te sientes. No dudes en llamarnos: 800 911 32 32

Compartir esta nota:  

CUIDA TU SALUD