CUIDA TU SALUD

Ponemos a su disposición información de interés que le ayudará a saber más acerca de enfermedades y acciones relacionadas a cuidar su salud y la de su familia.

Establecer límites en los niños durante el confinamiento

Establecer límites en los niños durante el confinamiento

Uno de los retos más grandes que enfrentan los papás, debido a la pandemia, es la permanencia 24/7 de los hijos en casa, una prueba a la tolerancia, la paciencia y, sobre todo, a las estrategias educativas de los padres que, al verse rebasados, caen en acciones poco favorecedoras para la salud emocional de ambas partes. Por ello, se vuelve fundamental establecer límites en los niños.

Abordaremos el tema con base en la teoría del apego, de John Bowlby, y en la disciplina positiva (DP), creada por Jane Nelsen y Lynn Lott, quienes afirman que el vínculo emocional con los hijos es determinante para su desarrollo mental y psicológico.


Por lo tanto, la DP pone el foco de atención en los padres como estelares protagónicos del desarrollo de los hijos. En otras palabras, cuando un hijo presenta una conducta juzgada como negativa, la pregunta no es ¿cómo debo cambiar al niño?, sino ¿cómo puedo cambiar como padre o madre para resolver ese problema de conducta? Esto es fundamental si se quiere aprender a establecer límites durante el confinamiento.


Lograr que los hijos sigan límites y reglas implica un proceso complejo de aprendizaje y maduración cerebral; requiere tiempo, dedicación y conexión emocional. Sin embargo, ¿a qué se ha reducido la educación en los niños? Simple: al regaño, el sermón, un chanclazo dado a tiempo, etc.


La disciplina positiva nos invita a que veamos la educación de los niños como un gimnasio, donde se ejerciten habilidades socioemocionales y, al igual que un músculo que tarda tiempo en desarrollarse, entendamos que la educación también es una inversión a largo plazo.

Para ello, los padres deben esforzarse en lo siguiente:


  • Comprender la naturaleza del desarrollo infantil; no se puede pedir a los niños algo que, por maduración cerebral, aún no pueden hacer
  • Revisar sus estrategias educativas, preguntarse ¿cuál es su objetivo al educar?, y si sus acciones están en congruencia con sus metas. No es extraño que se pretenda inculcar un valor, por ejemplo, el de la tolerancia, cuando reaccionamos de modo intolerante.
Establecer límites no significa regañar

  • Entender que detrás de una conducta siempre hay una base emocional con la que debemos conectar y validar; no quiere decir aprobar las conductas negativas. Si se entiende de dónde provienen, es más fácil abordarlas.
  • Tener paciencia; la corteza cerebral termina de desarrollarse a los 25 años. Significa que habrá cosas que el cerebro de tu hijo necesite procesar por más tiempo. La explicación amorosa y paciente de los límites y pautas dentro de casa, ayudan mucho.
  • Buscar el equilibrio emocional; esta regulación es un proceso clave para seguir límites y pautas. Se aprende mediante la regulación emocional de los padres; solo un cerebro integrado puede apoyar a otro cerebro a que aprenda a integrarse. Esto ayuda al manejo de emociones durante el confinamiento.
Disciplina positiva

Lograr que los hijos sigan límites en casa, no se consigue a partir de un “recetario de acciones”, y aunque hay algunas pautas, cada niño madurará de manera particular y con necesidades emocionales diferentes.

Los invitamos a comunicarse al CNDEE (Centro Nacional de Enfermedades Emocionales). Podemos abordar y trabajar sobre sus estrategias educativas y los vínculos emocionales con sus hijos para establecer límites en casa durante la pandemia: 800 900 11 66 66, opción 3.

Compartir esta nota:  

CUIDA TU SALUD