CUIDA TU SALUD

Ponemos a su disposición información de interés que le ayudará a saber más acerca de enfermedades y acciones relacionadas a cuidar su salud y la de su familia.

Hepatitis C, ¿cómo se contagia?

Hepatitis C, ¿cómo se contagia?

Es una enfermedad infecciosa del hígado causada por el virus de la hepatitis C (VHC), lo que condiciona que este órgano se inflame. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor del 3 % de la población mundial la ha padecido. De las personas infectadas, el 40 % se recupera, el resto se convierte en portador crónico de la infección, lo que lleva a dos grandes complicaciones:

  • El hepatocarcinoma (cáncer en el hígado)
  • Cirrosis hepática (endurecimiento y pérdida de la función del hígado)

¿Cómo se transmite la hepatitis C?

La transmisión se da de las siguientes maneras:

  • Transfusiones de sangre y derivados: fue un riesgo a nivel mundial antes de que surgieran las pruebas de rutina sobre detección de infecciones. Actualmente, se ha disminuido el riesgo de uno en 500,000 a 2,000,000 transfusiones
  • Uso de drogas: el VHC es capaz de sobrevivir en los restos de sangre de una jeringa por 60 días; quienes utilizan drogas ilícitas y comparten la jeringa, corren un riesgo elevado, al igual que personas con tatuajes o perforaciones y han acudido a lugares sin las medidas higiénicas mínimas necesarias con el reúso de las agujas
  • Vía sexual: el riesgo por esta vía es bajo, sin embargo, se incrementa al no usar preservativo y tener múltiples parejas sexuales
  • Nosocomial: se refiere a la infección adquirida durante la estancia hospitalaria. La hepatitis C puede ser transmitida en pacientes sometidos a diálisis y cirugías con frecuencia
  • Exposición ocupacional: los trabajadores de la salud corren el riesgo de pincharse por accidente con una aguja infectada
  • Perinatal: la transmisión de madres a hijos es poco frecuente, pero si está documentada la existencia de casos
Pediculosis (infestación de piojos)

Si te preguntabas sobre la hepatitis C, ¿cómo se contagia?, ahora ya lo sabes, no es por abrazos, besos, compartir utensilios para alimentos, ni mediante la administración del seno materno.

Síntomas de hepatitis C

El periodo de incubación, es decir, el tiempo que tarda en generar una infección posterior al contacto con el VHC, es de 2 a 26 semanas, con un promedio de 7 semanas. Se considera una enfermedad silenciosa porque la mayoría de las personas con infección aguda no generan síntomas. No obstante, cuando los pacientes presentan una infección crónica pueden tener molestias, debido a la progresión de la enfermedad.

  • Hepatitis C aguda: en general, es asintomática, solo el 20 % causa síntomas como dolor en la parte superior derecha del abdomen, coloración amarillenta de la piel y mucosas (ojos, encías), fiebre, vómito, dolor de cuerpo
  • Hepatitis C crónica: en su mayoría es asintomática o solo presentan síntomas leves como cansancio, náuseas, dolor de huesos y articulaciones
Piojos en el peine

Diagnóstico

La prueba para VHC es el método diagnóstico que detecta el virus, y se dispone de dos tipos:

Serológicas: permiten detectar anticuerpos producidos en el organismo como repuesta a la infección. Los anticuerpos no serán visibles hasta después de 8-12 semanas de la infección.

Virológica: detecta el material genético del virus dentro de nuestro cuerpo. Es más útil para detectar hepatitis C aguda y también la carga viral (cantidad de virus existente). La prueba más conocida es la PCR.

El médico puede solicitar pruebas de función hepática para detectar ciertos marcadores importantes (ALT: alanino aminotransferasa, AST: aspartato aminotransferasa y DHL: deshidrogenasa láctica) y localizar la extensión del daño en el hígado y, en casos necesarios, se canalizaría con un especialista para continuar la atención.

Hepatitis C, ¿es curable?

En la mayoría de los casos, sí. Por ello, es importante acudir al médico para que valore cada caso en particular. La detección y el tratamiento oportuno pueden hacer la diferencia.

Se deberá dar seguimiento médico cada 6 meses, durante al menos 2 años, con pruebas de laboratorio y ultrasonido para monitorizar el daño hepático y que no aparezcan complicaciones de cirrosis hepática y cáncer.

Es primordial prevenir la enfermedad; la disminución de los factores de riesgo es clave para lograrlo. Ante cualquier duda, lo mejor es que acudas al médico de Fundación Best más cercano, ellos podrán orientarte.

Compartir esta nota:  

CUIDA TU SALUD